Video tomado de: http://www.youtube.com/watch?v=9b9FRz7Ydpc   Con fines humanitarios

Ver la necesidad del ser humano en tragedias como las producidas por esta ola invernal que tiene azotada a Colombia de verdad que conmueve, genera deseos de ayudar, moviliza pero a la vez nos lleva a reflexionar y a preguntarnos qué tanto es como dicen los titulares de las noticias "Desastre natural", "Damnificados por el invierno",  "La naturaleza implacable" y muchos otros, o si más bien debería decirse "Las acciones incoherentes del hombre durante mucho tiempo producen desastres", "La toma indebida de los espacios de la naturaleza generan inundaciones y desastres en las olas invernales", "La naturaleza se defiende ante los actos capitalistas implacables del hombre contra ella".

Lo cierto del caso es que la situación que hoy vivimos tiene, en medio de toda la maraña que la envuelve, caras, rostros, cuerpos de personas que en la mayoría de los casos no conocemos pero que requieren de mucho apoyo y colaboración porque la situación los tiene sumidos en una carencia no solo material (vivienda, ropa, aseo, salud, alimento...) sino en un sentimiento de soledad, abandono, desesperanza, tristeza que se genera en uno cuando se siente altamente vulnerado e incapaz de sobrellevar la carga que se afronta porque se ha perdido en medio de la situación gran parte o toda la esperanza y la ilusión de vivir (los hijos, la mamá, el papá, la esposa, el esposo, la familia entera, la cosecha de toda una vida de esfuerzo...).

La Gabriela en Bello - Antioquia, los pueblos del Valle del Cauca, las poblaciones de Atlántico, los municipios desconocidos del Chocó y muchos otros lugares de Colombia necesitan que los miremos con ojos de hermanos y que los apoyemos no solo en este momento sino por mucho tiempo porque su reconstrucción o su reubicación tomará tiempo, mucho tiempo y gran esfuerzo de todos.

En esta tragedia generada con la ruptura del canal del Dique me he encontrado que a uno de esos rostros damnificados le puedo poner nombre y es el de Elmir Antonio Ariza Carreño, un amigo, compañero maestro de Atlántico que conocí hace un año cuando participé como Formadora de Facilitadores en un proceso de formación de nuevos Facilitadores del Programa Entre Pares Colombia.    Él se estaba formando en ese entonces con gran esperanza y recibía entre pares el aporte en el uso de las TIC en educación para ir y compartirlo con sus pares en la región buscando incrementar los niveles y la calidad de la educación en sus zonas de origen.

Durante estos días difíciles hemos intercambiado ideas, palabras, sentimientos.    De seguro no alcanza uno que está en lo seco, en lo cómodo, en lo tranquilo a dimensionar lo que sus palabras expresan de la vivencia que se lleva en estos lugares de tragedia.    Esto me escribe él en uno de sus mensajes, un día en que tuvo que salir de los albergues hasta otra ciudad y aprovechó para entrar a una sala de Internet y escribirme ante mi insistencia de que me enviara el dato de una cuenta bancaria en la que personas deseosas de colaborar le pudieramos consignar para amilanar un poco las necesidades materiales de su familia y de otros pobladores de Algodonal en Santa Lucía Atlántico:

Buenas Noche ANA. Espero de todo corazón te encuentres muy bien.
 
Primero que todo quiero agradecerte tu solidaridad con el desastre natural que esta padeciendo mi región y tu acompañamiento espiritual para conmigo.
 
Como toda tragedia es dolorosa y mas si es devastadora como la que padece el sur del departamento del atlántico y en él mi amado corregimiento de Algodonal. Aunque para sus habitantes sigue vivo debajo de las aguas del canal del dique y solo esperamos que se nos permita regresar para seguir luchando por él.
 
De antemano te doy mis más sinceros agradecimientos por tus ofrecimientos y la gestión que haz adelantado para colaborar con nosotros por lo que estamos padeciendo.
 
La cuenta es: Banco ganadero No.0013-0098-00-0200121254.
 
Después con mas tiempo te envió evidencias del estado en que esta sumida mi región.

De verdad muchas gracias, muchas gracias. y me saludas a mi familia Entre Pares.

Elmir

Ayer a través de una llamada telefónica me decía: Ya lo que toca es resignarnos con la situación, aceptar que materialmente todo está debajo del agua, apoyar la ayuda que se está dando pues vemos que hay mucha maquinaria y están trabajando por taponar los boquetes, y ser conscientes que antes de 18 meses no volveremos a ver lo que queda de nuestros pueblos, de nuestras casas.  

La verdad es que cada población está más inundada, la mayoría de las casas están debajo de las aguas y poblaciones nuevas están afectadas.    La tragedia apenas está comenzando a mostrar su verdadero impacto.    Se trabaja en una solución que tomará mucho tiempo porque pasarán dos años o más antes que todas estas personas vuelvan a ver algo de sus tierras lejos del anegamiento en que hoy están sumidas.   Yo me pregunto que será de la oportunidad de trabajo para el año 2011, por ejemplo, de los campesinos (como la familia de Elmir) con sus tierras bajo el agua, de nuestros compañeros maestros en estas poblaciones donde ya no hay escuelas y colegios y donde los niños y jóvenes, en el mejor de los casos, migraron con sus familias a los albergues y poblaciones vecinas?.   

Hay que buscarle como decían los viejos la comba al palo, esa búsqueda tiene que ser entre todos, es por eso que he decidio escribir este artículo hoy porque se que hay muchas personas que quieren colaborar pero que les gustaría poder hacerlo no en campañas grandes sino a alguien con quien se pueda tener contacto, que se le conozca el nombre, que se pueda entablar comunicación con él.    Elmir Antonio Ariza Carreño es una de esas personas a las que ustedes le pueden colaborar, su e-mail es:  elmir469@hotmail.com, y la cuenta bancaria a la que se le puede consignar es: Banco ganadero No.0013-0098-00-0200121254.

Agradezco desde ya a todos los que decidan colaborar hoy y durante todo el tiempo que nuestros hermanos colombianos estarán sin poder vivir dignamente debido a la tragedia que de seguro hemos sido nosotros mismos los ciudadanos de este mundo los que la hemos provocado en nuestro afán desmedido de tener, afán que nos ha llevado a invadir y a atropellar a la naturaleza que tanto bien nos prodiga.   Ayudarnos Entre Pares es un muy buen regalo de navidad para quienes están teniendo tantas dificultades y para nosotros mismos.

Ana  María  Jaramillo Restrepo 
¡Entre todos es más fácil!
Facilitadora Programa Entre Pares Colombia

Nota: aquí anexo enlaces en los que se puede encontrar información sobre la situación de algunas de las poblaciones afectadas con esta ola invernal tan devastadora:

http://www.rcnradio.com/noticias/30
http://www.rcnradio.com/node/62130
http://www.reporterodelacosta.com/region/atlantico/1555-en-el-sur-del-atlantico.html